Loading

Requesting location access...

Something went wrong while loading pickup times.

Select pickup time

Loading
Loading

Select pickup location

    Loading

    Enter your postal code

    No pickup locations near you. Try another postal code.

    Loading

    Inventory by location

    ¡No frotes tus ojos! Aprende cómo limpiar las impurezas

    Ya sea por el clima seco, una ráfaga de viento que nos alcanza o algo que salpicó justo hacia nuestro rostro, lo cierto es que cuando ingresa suciedad a nuestro ojo, esta puede volverse una molestia pasajera o un verdadero dolor de cabeza. Por instinto, nuestra primera reacción siempre será frotarnos los ojos para eliminar esta incomodidad, lo cual no es recomendable; más aún si estamos expuestos al aire libre constantemente y esta acción se repite más y más, desencadenando problemas oculares a largo plazo.

    Si algo ha ingresado a tu ojo, no pierdas la calma y evita a toda costa frotarlos. Hay una manera correcta y sencilla de eliminar desde una pequeña basura hasta algo más grande y peligroso, como por ejemplo una astilla. Sigue estos pasos y apréndetelos, verás que obtendrás mejores resultados y no estarás poniendo en riesgo esta parte tan delicada de tu cuerpo.

    1. Parpadea, ¡no los frotes!

    Una vez que identifiques de qué se trata la suciedad, y siendo esta inofensiva para tu ojo, parpadea varias veces. El reflejo del ojo permitirá que las pestañas y los párpados segreguen lágrimas en el interior para eliminarla.

    Normalmente, un ojo irritado lagrimea por sí solo, pero si esto no ocurre serán tus lágrimas naturales las que eliminen la partícula o la arrastren hacia afuera.

    1. Lávate las manos

    Si no lograste eliminar la suciedad parpadeando, deberás empezar a usar tus manos. Asegúrate de lavarlas correctamente con agua y jabón antibacterial para evitar posibles contaminaciones; finalmente, sécalas con una toalla limpia.

    1. Quítate los lentes de contacto

    En caso de que los uses, lo ideal es retirarlos antes de realizar cualquier manipulación en tu ojo. Comprueba que estos no han sido estropeados por la suciedad.

    1. Inclina el rostro y lava tu ojo

    Pon agua tibia en un recipiente hondo, parpadea un par de veces para lubricar el ojo y toma el agua con ambas manos para sumergir tu ojo en ella. Humedécelos así varias veces hasta que la suciedad sea atrapada y salga.

    1. Usa un copito de algodón

    Si no has logrado aún que el objeto salga, es posible que este incrustado en tu párpado. Identifica dónde está ubicado y con la ayuda de suaves golpecitos con un copito de algodón, haz que se adhiera. Recuerda no forzar ni deslizar el copito de algodón con fuerza sobre la suciedad.

    Finalmente, y si no has tenido éxito removiéndolo, lo más recomendable es que busques atención médica; sobre todo si se experimenta visión borrosa o anormal, presencia de dolor, coloración rojiza, presencia de sangre, mareos, vómitos o dolor de cabeza.

    Agenda tu cita de optometría en cualquiera de nuestras tiendas a nivel nacional: https://www.lafam.com.co/agenda-tu-examen/


    Artículo anterior Los videojuegos: ¿buenos o malos para los ojos de nuestros hijos?
    Siguiente artículo. ¿Cada cuánto debes realizarte un examen visual?

    Grabar otro video

    Borrar video


    Continuar
    x

    x