Compartir

¿Cómo prevenir dificultades visuales entre los 40 y 60 años?

La salud visual puede causar más de un dolor de cabeza a personas de mediana edad si no se controla a tiempo. La presbicia, el síndrome del ojo seco y otras dificultades visuales se comienzan a evidenciar a partir de los 40 años. Por eso es conveniente conocer en qué consisten estas enfermedades y cómo deben ser tratadas.

Presbicia

Las personas de mediana edad pueden experimentar cambios importantes de poder refractivo ocular que influye en su agudeza y calidad visual. La presbicia es una de ellas, se caracteriza por la dificultad para enfocar los objetos cercanos, es decir, se pierde la capacidad para enfocar objetos situados a 25 o 30 centímetros, distancia habitual de lectura.

Los síntomas visuales que pueden presentarse si no se corrige son: alejar cada vez más los libros al leer, tener cansancio ocular al realizar trabajos que requieran esfuerzo visual de cerca, enrojecimiento de ojos, visión borrosa, etc. La corrección de dicha dificultad, puede realizarse mediante el uso de gafas (lentes progresivos), lentes de contacto o una cirugía refractiva intraocular con implante de lente multifocal (enfoque de cerca y lejos).

Síndrome del ojo seco

Esta dificultad suele ser más común a medida que la edad aumenta. Existen diferencias con respecto al género, las mujeres la sufren más, al verse relacionado con cambios hormonales en el momento en que aparece la menopausia.

Este síndrome es provocado por un defecto en la lubricación de la superficie ocular, producida por un problema de calidad de la lágrima y no de cantidad. Los síntomas visuales que pueden presentarse al no tratarse con tiempo son: irritación y enrojecimiento ocular, fotofobia (intolerancia a la luz), enrojecimiento del borde de los párpados, disminución de calidad visual e incluso y/o disminución de la agudeza visual.

Su tratamiento se basa en mejorar la calidad de la lágrima mediante lubricantes oculares (lágrimas artificiales). En el caso de tener una mayor dificultad, se pueden emplear dispositivos que reduzcan el drenaje de la lágrima (tapones lagrimales).

Así como estos problemas visuales pueden tener diversos síntomas relacionados con otro tipo de dificultades, sin importar la edad recomendamos acudir al especialista una vez al año, no hay que dudar en tomar una revisión especializada cuando se empiezan a sentir cuerpos extraños en el área ocular, tener lagrimeo por uno o ambos ojos, o se observe disminución en la agudeza visual.

En nuestras tiendas y clínicas puedes contar con nuestros optómetras para tu examen visual.  Agenda tu cita gratis en cualquiera de nuestras tiendas a nivel nacional: www.lafam.com.co/agenda-tu-examen

Compartir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Cargando...

Cargando..
Por favor, ingrese todos los datos requeridos
Error al enviar mensaje, por favor intente más tarde
Mensaje enviado satisfactoriamente, pronto nos pondremos en contacto con usted. ¡Gracias!