¿VISIÓN NUBLADA?

¿Siente que está viendo como a través de un vidrio nublado por vapor o que sus gafas están llenas de polvillo blanco? Revise bien pues pueden ser cataratas.

Las cataratas son una opacidad que se genera en el lente cristalino responsable del enfoque de las imágenes sobre la retina, ésta impide la visión con nitidez y es la principal causa de ceguera bien en un solo ojo o en ambos, pero por medio de la extracción del cristalino opaco que es reemplazado por un lente artificial llamado lente intraocular (LIO), las cataratas son, por fortuna, una enfermedad curable.

Infortunadamente, la causa más frecuente de la presencia de cataratas es el envejecimiento de las fibras del cristalino por edad en personas mayores de 60 años (catarata senil).

De acuerdo con un estudio realizado en 2012, Indica que en Colombia el porcentaje de personas ciegas es del 1.8% de la población total, y la catarata corresponde al 51% de esta estadística (Furtado J. 2012).

En el año 2014, el grupo de edad que más casos de catarata presentó en las mujeres fue el de 75-79 años con una prevalencia estimada de 3,61%, seguido por el grupo de 80 años y más con 3,39% de prevalencia. En cuanto a los hombres, se tiene una prevalencia estimada mayor en el grupo de 80 años y más con 3,34%, seguido del grupo de 75-79 años con una prevalencia estimada de 3,28%. (Minsalud, 2016)

Pero esta no es la única causa pues las cataratas también se pueden presentar debido a traumas como golpes o accidentes; a la diabetes pues el incremento en la glucosa en los líquidos internos del ojo que proveen nutrientes al cristalino provocará como reacción adversa un proceso inflamatorio que afecta la claridad del cristalino volviéndolo opaco; a efectos secundarios de algunos medicamentos como los corticoides por tiempo prolongado, y también se puede presentar en recién nacidos cuya madre haya padecido rubeola en el primer trimestre de gestación (catarata congénita), entre otras.

Una vez el paciente comienza con disminución en la agudeza visual, este manifiesta visión borrosa, nublada y con distorsión de la imagen e incluso puede ser tan severa que es altamente incapacitante dado que no le permite realizar sus actividades cotidianas con normalidad, como leer, caminar, manejar, etc., hasta perder su autonomía y generar una dependencia de un tercero.

Como ya dijimos, las cataratas son una enfermedad curable y totalmente reversible y en todos los casos su tratamiento es de tipo quirúrgico. En esta intervención el lente cristalino opaco es reemplazado por un lente artificial intraocular (LIO) a través de un orificio muy pequeño entre la córnea y la conjuntiva en el que se ingresa un instrumento que aspira el cristalino opaco para dar paso al lente intraocular. Este lente es transparente, por tanto recupera la entrada de la luz hacia la retina, lugar donde se forma la imagen y permite de forma inmediata que el paciente recupere la nitidez en la visión en un 100% y con ello la desaparición de la ceguera, siempre y cuando no existan daños en la retina.

En la actualidad y con los grandes avances de la ciencia, la cirugía de cataratas es considerada no invasiva, con pocas posibilidades de infección y con un proceso de recuperación muy rápido y favorable. El material flexible y plegable de los lentes intraoculares facilita el proceso quirúrgico tanto en los lentes monofocales que proporcionan visión a una sola distancia de trabajo, como en los progresivos que permiten la visión tanto de lejos como de cerca. Adicional a esto en la visión intermedia, una vez superado el postoperatorio, el paciente por lo general, no requiere del uso de anteojos.

Toda cirugía, tiene sus pros y contras, pero la cirugía de cataratas tiene una consecuencia positiva muy importante que es recuperar al 100% la agudeza visual que otorga al paciente una visión clara y nítida, conjuntamente como resultado sucede un cambio en el defecto refractivo que en muchos casos tiene como consecuencia la corrección completa del defecto visual. No se puede negar que existe el riesgo de infección, sangrado y/o dolor ocular por el proceso inflamatorio inherente a la intervención, pero son situaciones de muy fácil manejo con medicamentos y seguimiento estricto de las indicaciones del oftalmólogo tratante.

Entre las recomendaciones no solo para el proceso post-operatorio de catarata sino como cuidado y prevención de su salud visual, se encuentra la protección frente a la radiación UV por lo que el uso de correcciones ópticas que cuenten con filtros para proteger el ojo de la luz solar es indispensable.

¡No se deje nublar la vida, busque soluciones y vea claro y nítido en cuestión de horas!

Artículo anterior Ojos inflamados: Descubre las señales y qué hacer para desinflamarlos.

Grabar otro video

Borrar video


Continuar
x

x