Las alergias y el Queratocono: ¿Por qué no debemos frotarnos los ojos?

Tener una persona alérgica en casa ya no es algo nuevo, más aún en los más pequeños quienes son los más susceptibles a padecer, desde tempranas edades, alergias a diferentes elementos o sustancias. En una persona con alergia, la respuesta inmunitaria es súper sensible y cuando reconoce a un alérgeno, se liberan reacciones por parte de nuestro cuerpo, teniendo entre las más comunes: goteos nasales, estornudos, sarpullidos, edema (hinchazón), asma o picazón en los ojos.

Ante esta última, el frotarse los ojos puede brindar una sensación pasajera de bienestar, pero podría estar llevando a la persona a un mal aún peor: el Queratocono.

 

El Queratocono se trata de una enfermedad degenerativa que aparece, en su mayoría, en el adolescente y/o adulto joven, entre los 15 a 25 años de edad; se manifiesta como una simple miopía con astigmatismo, logrando que la persona que antes veía con normalidad, ahora comience a ver borroso. Incluso llegando a una etapa en que ni las gafas o los lentes de contacto puedan generar una ayuda. Un diagnóstico tardío puede encontrar una córnea tan adelgazada y dañada que la única alternativa pueda ser un trasplante.

 

La córnea es la parte anterior del globo ocular y es la encargada de enfocar los objetos en la retina. Si algo la afecta, como el fregarse o frotarse los ojos, ésta empezará a deformarse, tomando la forma de un cono, produciendo una pérdida inmediata en la calidad de imagen, generando una visión borrosa que va progresando más o menos rápidamente dependiendo de la severidad del cuadro; he ahí la importancia de inculcar en nuestros niños, la necesidad de no tocarse los ojos en lo posible.

 

Ante los casos de alergias, existen soluciones que permiten tener que llegar al contacto, como el utilizar gotas antihistamínicas, cuyo fin es aliviar la picazón y el enrojecimiento; también se puede utilizar gotas lubricantes, conocidas como ‘lágrimas artificiales’, que ayudan a aliviar la picazón al humectar los ojos y eliminar los alérgenos.

 

Si las alergias se producen por agentes externos, como por ejemplo el polen, lo recomendable es usar gafas de sol cada vez que se sale de casa, ya que se tendrá una capa protectora adicional para los ojos. Vale recalcar que si existe malestar, se debe evitar el uso de lentes de contacto, ya que estos pueden acumular alérgenos y empeorarán los síntomas.

 

Como siempre, recomendamos el análisis de un especialista, quien podrá guiarlo con los síntomas, exámenes y las mejores opciones para tratar el problema.

Artículo anterior Ojos inflamados: Descubre las señales y qué hacer para desinflamarlos.

Grabar otro video

Borrar video


Continuar
x

x