Ardor en los ojos, por qué ocurre y cómo aliviarlo.

El ardor en los ojos es un mal muy común al que muchas veces se le resta importancia, pasándolo por alto sin analizar sus causas y los cuidados que se deben tener para curarlo. Aunque algunas veces los síntomas son simples y tratables en casa, otras veces pueden ser la alerta de un problema ocular que requiere cuidado y revisión de un profesional. Es importante conocer qué tipo de problema es y de esta manera darle el tratamiento adecuado, algunas anomalías que pueden causar ardor son:

  • Alergias: Pueden iniciar como una molestia o picor muy leve, sin embargo, sus síntomas van siendo más evidentes con el pasar de los días. Normalmente se manifiestan produciendo un lagrimeo constante, sensibilidad a la luz, ardor y rasquiña. Sólo un Oftalmólogo certificado puede dar un diagnóstico acertado y la forma más efectiva de tratar estas molestas alergias.
  • Infecciones: Debido a que los ojos están expuestos al ambiente o al contacto con nuestras manos, es posible que los ojos se puedan infectar con bacterias, virus o algunos hongos. Los síntomas de las alergias y las infecciones suelen ser muy parecidos, sin embargo, las infecciones se manifiestan de una forma más fuerte con ardor, picazón, hinchazón, secreciones y hasta dolor. El tratamiento dependerá de la causa exacta de la infección, pero normalmente se tratan con antibióticos, pomadas y/o gotas oculares.
  • Conjuntivitis: Como su nombre lo indica es la inflamación de la conjuntiva, que es la capa delgada y transparente que recubre la córnea y el interior de los párpados. A pesar de que esta capa es transparente, esta membrana está llena de vasos sanguíneos y por esta razón el síntoma más evidente es un enrojecimiento severo de los ojos y alrededor de los párpados, además de secreciones, ardor y picazón. Existen 3 tipos de conjuntivitis: Viral, bacteriana y alérgica, esta clasificación se da según el factor que la causa y es importante saberla para darle el tratamiento adecuado.
  • Resequedad: Es un malestar común y su síntoma principal es la incapacidad de producir las suficientes lágrimas para mantener humectados los ojos, produciendo ardor, incomodidad y piquiña. El síndrome del ojo seco, como es mayormente conocido, tiene causas como exposición a ambientes de mucho sol o con viento constante, cambios hormonales, tabaquismo o consumo de algunos medicamentos. Normalmente se trata con lágrimas artificiales, pero si el problema es severo, debe darse un tratamiento más avanzado.
Teniendo en cuenta que todos los síntomas son muy similares es importante consultar un profesional se encargue del caso y dé el tratamiento y diagnóstico más acertado. Para calmar un poco el ardor se recomienda, no tocar los ojos, aplicar frío sobre los párpados, dar un masaje y mantenerse lejos de la luz.   Agenda tu cita: https://www.lafam.com.co/agenda-tu-examen/
Artículo anterior Ojos inflamados: Descubre las señales y qué hacer para desinflamarlos.

Grabar otro video

Borrar video


Continuar
x

x